Ir al contenido principal

Libros: Los Monstruos bicéfalos

 Buenas y santas gente!

Hacía mucho que no escribía en este blog que quizás nadie lee, pero bueno, no quiero dejar de hacerlo sólo por esa razón...

En el día de hoy les voy a contar sobre un hermoso libro que si bien no es muy nuevo, llegó a mis manos hace poco, en la feria del libro de Mendoza de 2021. El libro en cuestión se llama "Los Monstruos bicéfalos" y es un compendio de crónicas periodísticas con tintes literarios de muy buena calidad. Tiene 16 autores, de quienes les hablaré enseguida y está compilado por Javier Cusimano.


La (gran) idea del libro es re-editar crónicas que fueron publicadas en otros medios, principalmente diarios, acerca de distintos temas pero con un toque literario distintivo, lo que convierte a esas notas periodísticas en verdaderas crónicas, historias que informan, conmueven y entretienen.

Lo lindo y curioso del nombre del libro es que hace referencia a esa dualidad entre el periodismo y lo literario, entre narrar y relatar como cosas distintas. No es solamente informar algo que pasó, está pasando o puede pasar, es darle color, identidad, emoción y transmitir lo que siente quién está contando y los protagonistas de cada historia.

Sin más preámbulos, pasaré a dejar una breve opinión de cada crónica, como suelo hacer con este tipo de libros.

La movida tropical o los claroscuros del ritmo, Facundo García (publicado originalmente en diario Los Andes, 2016): una recorrida nocturna por los boliches "no chetos" de Mendoza, bailantas, bares "marginales" o poco "hegemónicos", pero donde realmente se palpita el baile y se disfruta.

La búsqueda de Mariú Carrera, Patricia Slukich (parte del Concurso federal de relatos "Héroes: la historia la ganan los que escriben", del ministerio de cultura de la nación, 2015): acá nos topamos con una de las historias más fuertes y tristes del libro, en la cual se narra la búsqueda de Rubén Bravo, desaparecido durante la última dictadura, por parte de Mariú Carrera, su compañera. Sin palabras, un relato de amor eterno.

La india de los desterrados, Javier Cusimano (publicado originalmente en diario Uno, 2017 y 2018): un viaje profundo a las raíces de esta tierra, de los pueblos originarios, lo que se hizo con ellos, cómo se trabaja en conjunto a nivel arqueológico y antropológico para respetar su historia y cultura. Una crónica fuerte que muestra las verdaderas raíces del continente y lo poco que hacemos para cuidarlas.

Donde la parca no tiene los días contados, Rosana Villegas (publicado originalmente en diario Uno, 2012): crónicas policiales, forenses, de las que me gustan, pero sin la morbosidad obviamente. El día a día de la morgue policial, cómo es ser médico forense y tener que convivir con la muerte.

Con la vida y la muerte en una ambulancia, Enrique Pfaab (publicado originalmente en diario Uno, 2012): relacionada con el relato anterior, pero desde otro de punto de vista. La vida de un ambulancista, gente que se la pasa corriendo, siempre a contrarreloj, muchas veces queriendo ganarle a la muerte. Otra crónica muy fuerte y conmovedora.

El extraño caso del biólogo de Adolf Hitler, Mariana Guzzante (publicado originalmente en Unidiversidad, 2008): una bonita y misteriosa crónica acerca de la vida de un científico alemán que vivió mucho tiempo en Mendoza con uno (o muchos) misterios a sus espaldas.

La yunta que sale a pelearla todos los días, Miguel García Urbani (publicado originalmente en diario Uno, 2012): uno de los golpes de realidad más fuertes del libro. La historia de Miguel, un carretelero mendocino y su yegua, mostrando cómo es su cotidianeidad en las calles.

Miriam Chávez: de montañas y de cimas, Alejandra Adi (publicado originalmente en diario Uno, 2016 y 2018): un hermoso relato sobre Miriam, una chef del Valle de Uco y cómo logró llegar desde Salta y Bolivia hasta Mendoza para tener su propio restaurant al pie de la montaña.

El crimen del acopiador compulsivo, Rolando López (publicado originalmente en Cosesha Roja, 2012): si hablamos de crónicas policiales, Rolando López (Q.E.P.D) es de los mejores autores. Siempre me gustó leer sus notas en esa sección del diario Los Andes. En este caso presenta un caso muy particular y con ribetes de ficción, imperdible.

El gigante dormido, Natalia Páez (publicado originalmente en la revista mexicana Gatopardo, 2008): uno de los relatos más largos del libro, pero no se siente en absoluto. Nos presenta la situación del Teatro Colón en un momento dado (2008), en la cual estaba cerrado por tareas de mantenimiento, algo que no había pasado nunca en la historia y llamaba la atención, a la par que contaba su historia y las historia de las personas que pasaron ahí y las que estaban al momento de la redacción. Sin ser amante de los géneros que ahí han tenido lugar, después de leer la crónica te dan ganas de querer ir y conocer más.

Un viaje cálido a la Argentina helada, Federico Fayad (publicado originalmente en diario Los Andes, 2011): una crónica en primera persona contada por mi gran amigo Fede Fayad, con todos los detalles de cuando viajó a la Antártida y pudo estar en uno de los lugares más fríos del mundo, rodeado de la nada y a la vez de todo, conviviendo con gente muy especial que decidió estar allá por tiempos muy prolongados. 

María Kodama; viuda se nace, Ana Prieto (publicado originalmente en revista Orsai nro 5, 2012): otra de las crónicas largas del libro, pero muy entretenida. En esta historia pude conocer (porque quizás mucha gente ya lo conocía, no es mi caso), muchos detalles acerca de la vida de María Kodama, Borges y su legado, con toda la polémica y problemas que hubo desde el fallecimiento del autor. Todo lo que se narra podría ser tranquilamente una película o serie, ya que cada momento y hecho se siente como la punta de un iceberg en el cuál hay mucho más para contar. Seguro hay alguna película, documental o libro con más detalle, debería buscarlo. Me gustó mucho leerla.

Zoe: los juegos y los días en la cordillera, Ignacio de la Rosa (publicado originalmente en diario Los Andes, 2018): un hermoso relato de otro gran amigo, el Nacho, acerca de una familia que vive en Punta de Vacas, en un pueblo cuasi fantasma, detallando cómo son sus días, la vida cotidiana, la poca ayuda del estado y cómo es estar rodeado de montañas y nada más.

La nena que tiene una puertita en el corazón, Gabriela Sánchez (publicado originalmente en diario Los Andes, 2018): una crónica muy emotiva, que cuenta los detalles acerca de la ley de protección integral para personas con cardiopatías congénitas desde el punto de vista de personas que pasaron por eso desde un embarazo, el nacimiento y la crianza de hijos con esa patología. Una historia muy fuerte pero esperanzadora.

Patrulla nocturna: así son los operativos, Ignacio Zavala Tello (publicado originalmente en diario Los Andes, 2018): una crónica policial, pero desde otro punto de vista, en el cual nos adentramos en una noche de ronda de una patrulla policial por distintos barrios de Mendoza. Policías en acción en forma de literatura.

Nuestros modernos guerreros, Marcela Furlano (publicado originalmente en diario Uno, 2013): otra de las historias que me hizo conocer algo que desconocía al 100%. En este caso podemos adentrarnos un poco en el mundo del Jiu-Jitsu en Mendoza, con los relatos de un profesor acerca de su escuela y cómo viven ellos la práctica de ese arte marcial y lo que representa para sus vidas y para hacer frente a la vida. Una hermosa lección sobre compañerismo y respeto.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Gran Match!

Recientemente he podido adquirir (re-adquirir, digamos) una colección de figuritas que tuve la oportunidad de juntar 2 veces en mi vida y que no sé porqué bendita razón no guarde en ambos casos. Me refiero a las gloriosas figuritas "Grand Match": aquellas donde se incluian 20 equipos del fútbol argentino, con 11 jugadores cada uno, pero lo mejor y más maravilloso de esto es que cada jugador era un personaje famoso de tv, cine o el ambiente artístico. Cada figuríta ofrecía la opción de ser recortada y armada como para ser ubicada de manera vertical en una cancha y así poder simular los partidos con los equipos deseados. Despues de googlear un poco (no he encontrado mucha info), me enteré que las figuritas son de 1982 y eso explica a varios de los personajes, ya que en ese momento muchos de ellos tenían gran popularidad (por ejemplo gabi, fofó y miliki). El autor de esta maratónica serie de figuritas fue el maestro Félix Saborido, dibujante de alta escuela y autor de muchas

Mendoza Old Times

Esto es solo una lista de cosas viejas de Mendoza: TAC Banco BUCI Coppelia Supermercados Camenforte Hospital Ferroviario (actual Hospital Universitario) El mississipi en el lago del parque Yogurtime La entrada de Roberto Giordano en el Shopping Las funciones de la siesta del cine plaza, con 2 o 3 pelis Alfajores Ticar Hotel Plaza El lomo loco y el lomo campeón Supermercado Metro Conociendo con Marcelo Romanello Mamaní modal A quién le importa (Oscar López Pájaro, un capo) La galera del mago zinn Axsys Shop Tac Park El Tablao Estación Andes Aquapark Saucelandia Challaolandia y la alfombra mágica (van y vienen) Supermercado Carrousel (donde estaba el shopping) Factory / La Luz Olimpo El Playland de la Galería Piazza Qué viva España Cablín Mendocino con Viviana Vila El Viti Fayad y el logo de una ciudad en flor  Mendo Fax Felipe Bellene, la casa que le conviene Vinos pecarí, el vino que me gusta a mí La jirafa del Zoológico Tarascón al pollo MendoBu

Libros: Redención en un pueblo llamado Aspe

Hace algunas semanas me enteré de que el gran hacedor cultural de Mendoza, Darío "Pela" Manfredi, había escrito un libro. De cholulo que soy, puedo decir que lo conozco, pero lamentablemente no hemos podido compartir más que un saludo o una charla corta, pero me atrevería a decir que él cumplió un sueño, y lo bien que lo ha hecho. Creo que todos en algún momento de nuestras vidas pensamos en escribir algo, corto, largo, de cualquier género, color, forma. Es uno de los mejores legados que puede dejar un ser humano. Yendo puntualmente al libro, no voy a tirar spoilers, simplemente voy a remarcar algunas cosas que me gustaron: primeramente (como diría el gran Diego Araujo), la forma de describir situaciones, escenarios, cualidades, personas y todo eso es genial, me pasó de sentir que estaba en el libro, entendía lo que pasaba como uno más. Después google maps me corroboró todo y me di cuenta de lo maravilloso que es Aspe. Después está la historia en sí, es un relato, hones